Colores que combinan con amarillo

El amarillo es un color cálido, luminoso y vital. El amarillo es genial para la decoración del hogar, pues da vida a cualquier espacio. Dentro de sus tonos, encontramos algunos más vibrantes y otros más pastel.

El amarillo puede aportar mucho en decoración, siempre y cuando lo conjuntemos correctamente.

Cómo combinar el amarillo en decoración

El amarillo puede usarse tanto para pintar, como para combinarlo en paredes, complementos y accesorios decorativos, así como en textiles.

Es un color que conjunta perfectamente con tonos neutros, aunque también puede casar con tonos más atrevidos como el naranja o el fucsia si se usa bien.

Sus tonos más claros pueden aportar luminosidad a las estancias, mientras que los más llamativos pueden usarse para conseguir rincones originales.

Cómo combinar amarillo y blanco en comedores

El color blanco combina perfectamente con cualquier color. Ayuda a crear espacios amplios y da sensación de limpieza.

Una buena forma de conseguir una sala bonita y original es añadiendo amarillo en la decoración. Si las paredes y muebles están en tonos blancos y neutros, el amarillo puede aportar originalidad.

El resultado será realmente precioso, atrevido y desenfadado. Un espacio pequeño con su propio caracter, como en la imagen. Además, el amarillo se puede colocar en algunas paredes para contrastar.

Cómo combinar amarillo y negro

El amarillo y el negro funcionan muy bien juntos. El negro es un color elegante que se usa para dar sofisticación al ambiente. El amarillo aporta un aire desenfadado y jovial. El resultado son espacios con mucha fuerza.

Como en la imagen, un sofá amarillo puede dar luz a una pared negra que se vería muy oscura sin este. Además, la decoración puede ayudar mucho a crear el ambiente que se desee. En este caso, los cuadros y los cojines tienen mucha personalidad.

Cómo combinar amarillo y gris

El gris es otro de los colores que mejor combina con el amarillo. Como es un color neutro, casa perfectamente sin arriesgar demasiado. Los dos colores se complementan a la perfección.

El color gris puede ser una buena opción para las paredes, pues da calma y sobriedad. Sin embargo, un espacio donde el gris domine es sereno, pero puede ser muy triste sin el amarillo. Detalles como un sofá amarillo dan vida y luz.

Combinar amarillo y azul en habitaciones

El azul, igual que el amarillo, son colores primarios, por lo que es uno de los colores a combinar el amarillo. Funcionan bien en todas sus tonalidades. El color azul oscuro es uno de los que más se usan, pues da como resultado espacios armónicos y estéticos. 

Pueden ser utilizados en habitaciones modernas e infantiles, así como en comedores. El color amarillo en la fotografía es sutil, no ocupa un gran espacio, solo toques discretos en la decoración y el mobiliario. 

Sin el amarillo, el color azul oscurecería la estancia. Sin embargo, combinado con amarillo y blanco el resultado es espectacular.

Cómo combinar amarillo y verde

El verde nace de la mezcla de amarillo y azul, por lo que es otro color perfecto para combinar con el amarillo. Es una unión que crea espacios muy naturales. Asimismo, si el verde aparece en plantas o en dibujos de carácter botánico, se consiguen espacios muy relajantes.

Es mejor no combinar tonos oscuros de ambos colores si se hace en muchos lugares. Sin embargo, pequeños elementos ornamentales en verde, como plantas o jarrones, pueden dar vida a las estancias con paredes amarillas.

Combinar amarillo y rojo en cocinas

El rojo, como el amarillo y el azul, es un color primario. Como colores dominantes funcionan muy bien. 

No obstante, son colores fuertes y deben ser usados en mesura. No pueden ocupar grandes superficies, pues recargarían la estancia. Sin embargo, tomados en pequeñas dosis, como en la imagen, aportan mucho.

Las cocinas suelen ser espacios neutros, donde no se arriesga mucho. Se usan colores claros para dar sensación de limpieza. Sin embargo, añadir rojo y amarillo puede ser un acierto. Los azulejos amarillos y las sillas rojas aportan carácter a la estancia.

Cómo combinar amarillo y naranja

El naranja surge de combinar amarillo y rojo. Como se ha descrito anteriormente, el rojo funciona bien con el amarillo, por eso se puede confiar en el naranja.

El naranja, como el amarillo, es un color con mucha energía. Se debe tener en cuenta cuando se combinan, puesto que en grandes superficies pueden agotar.

Usados en un comedor, por ejemplo, resultan ideales unidos al blanco. La estancia gana luminosidad con este tercer color. Las paredes en naranja y las sillas amarillas son el toque original.

Cómo combinar amarillo y rosa

Otra posibilidad es la de combinar amarillo con rosa. Con los tonos pastel y suaves, van perfectamente. Aportan un toque femenino y coqueto a cualquier estancia. Estos son perfectos para habitaciones infantiles.

Los tonos más oscuros, sin embargo, resultan atrevidos. Dan un aire vintage a las estancias sin necesidad de muchos elementos ornamentales.

Combinar amarillo y morado en baños

El morado unido al amarillo crea una mezcla con carácter, fuerte. Sin embargo, hay que unirlos con cuidado, puesto que son dos colores con mucho que decir. Una vez se logra el equilibrio con la dosis adecuada de cada color, el resultado es fantástico. 

Esta combinación funciona mejor en tonos medios y fuertes que en tonos suaves. Como se ve en la fotografía, puede dar un aire moderno a cualquier estancia.

Incluso, usada en baños funciona bien, pues les da un aire poco convencional. La luz de los cristales y del blanco, aporta color a la estancia.

Cómo combinar amarillo y marrón

El marrón es un color elegante, tranquilo y sofisticado. Por ello, el amarillo combina tan bien, pues puede proporcionarle alegría. 

Además, muchos hogares tienen mobiliario de madera, con lo que el amarillo puede ser perfecto para rediseñar las estancias. En la imagen, por ejemplo, aún sin tener una decoración original, el amarillo da vitalidad al salón. Sin este, el resultado sería monótono.

Colores que combinan con mostaza

El color mostaza combina muy bien con el blanco y el negro. Aunque también admite marrón, azul marino, verde oliva, rojo y gris. 

Sin embargo, con colores como rojo o verde oliva, se debe tener cuidado, pues son colores fuertes que pueden resultar excesivos si no se usan con mesura.

Cómo combinar el amarillo en paredes

El amarillo puede generar ambientes positivos y agradables. Las tonalidades amarillas favorecen la iluminación del ambiente. Este efecto es más evidente si se acompaña del color blanco y una buena iluminación, como puede verse en la imagen.

Los amarillos pasteles son los más luminosos y delicados, por lo que son adecuados para habitaciones o salones. Pero deben combinarse bien para no resultar sosos.

Por el contrario, los intensos pueden ayudar a destacar una pared, como la cercana al sofá o a la cama. Sin embargo, si se usan sin medida pueden agobiar.

Los ocres son elegantes, perfectos si se quiere crear un espacio de estas características. Incluso pueden usarse para el exterior. Los anaranjados pueden usarse en cualquier lugar, pues funcionan muy bien con el mobiliario de madera.

Share

También te puede interesar...