Colores que combinan con color miel

El color miel es un tono marrón con matices amarillos. Es un color acogedor que transfiere serenidad y, a la vez, alegría. El color miel pertenece a los colores cálidos y es muy usado en interiores para transmitir sensaciones hogareñas.

Usado tanto en dormitorios como en cocinas o salones, el color miel es una apuesta acertada. Este puede emplearse para pintar las paredes y en la decoración de interiores.

Cómo combinar el color miel en decoración

El color miel casa perfectamente con tonalidades marrones, pero también combina muy bien con tonos neutros como el blanco o el beige.

Además, acepta uniones más arriesgadas como azul, verde o rojo. No obstante, hay que saber cómo hacerlo para no crear estancias recargadas en exceso.

Cómo combinar el color miel y el blanco

El color blanco combina muy bien con el color miel, puesto que ambos dan mucha luz a las estancias donde se emplean. El color blanco permite agrandar los espacios cuando se usa en paredes. Si el color miel se añade en el mobiliario y en la decoración, las estancias se ven mucho más acogedoras.

Añadir muebles de madera y parquet incrementará la sensación de confort, tal y como se ve en la imagen. Además, en este caso, las planas y algunos textiles con matices verdes son perfectos para dar vida al salón.

Combinar el color miel y el gris en pasillos

El gris es un color neutro y frío, por lo que puede unirse a cualquier color, pero se complementa mejor con colores cálidos. El color miel, al ser un tono cálido, permite que las estancias se vean más acogedoras. Su unión crea espacios confortables y sofisticados, como se puede apreciar en la imagen. 

Esta combinación es una apuesta sin riesgo para pasillos, pues es muy fácil combinarlos y no se necesita de muchos ornamentos para crear lugares agradables.

Cómo combinar el color miel y rosa

Otra unión acertada es la de miel y rosa. Tal y como se ve en la imagen, los tonos miel más oscuros, casan mejor con los rosas pálidos. Su combinación crea lugares sofisticados, delicados y confortables.

Además, estos colores pueden emplearse en paredes, formando una combinación de colores perfecta para destacar diferentes estancias o lugares.

Combinar el color miel y el negro en comedores

El color miel, aunque pueda resultar extraño, combina muy bien con el negro. Con acabados brillantes, esta unión resulta perfecta para comedores, pues puede emplearse en el mobiliario, como se ve en la imagen. 

Mesas y sillas tienen una tonalidad miel con un acabado brillante, casi metalizado. El negro se emplea para dar un toque más elegante a la estancia, en las superficies de los muebles. La alfombra en color miel también da un toque cálido a la estancia.

Cómo combinar el color miel y otros tonos marrones

Al ser un color entre el amarillo y el marrón, el color miel casa muy bien con el mobiliario de madera. Esta unión puede ser perfecta para salones, puesto que mucho mobiliario suele ser de madera.

Además, si se le añade color blanco a la combinación, las estancias se iluminan por si solas.

Combinar el color miel y el naranja en dormitorios

Color miel y naranja, al ser colores cálidos, se unen perfectamente. No obstante, el naranja es un color con mucha personalidad que, si se usa en sus tonos más vibrantes, puede resultar excesivo. Por ello, si la presencia del naranja es notable, se recomienda usar tonos más pastel de naranja o equilibrar la unión con un tercer color, como el blanco.

Como se puede ver en la imagen, juntos crean lugares con personalidad, divertidos y acogedores.

Cómo combinar el color miel y el beige

El color miel y los tonos beige también resultan acertados para decorar estancias. Esta unión es perfecta para lugares en donde se necesite luz, como pasillos o rincones. Estos colores crean espacios acogedores y elegantes, como se puede ver en la imagen.

Combinar el color miel y el azul en cocinas

El color miel, al ser un color cálido y pacificador, combina muy bien con el azul, un tono frío. No obstante, esta unión no es la mejor para todas las habitaciones de la casa. Sin embargo, en cocinas puede ser todo un acierto. 

Pintar las paredes de color miel y añadir toques en azul oscuro da sofisticación a la estancia. Además, en cocinas hay muchos elementos metalizados que casan perfectamente con estos colores. 

El color miel también puede combinarse con tonos más claros de azul. Sin embargo, en tonos más oscuros el contraste es mayor y la unión es más bonita.

Cómo combinar el color miel y el verde

El verde es un color frío que evoca la naturaleza, aporta frescura y alegría a los espacios. Junto con el color miel, el verde crea estancias acogedoras y con vida. El tono ideal es un verde aguacate, aunque los tonos pastel también casan muy bien.

No obstante, a veces es necesario relegar el verde a pequeñas superficies, puesto que en exceso puede empequeñecer las estancias. Añadir blanco puede ayudar a equilibrar el peso de ambos, tal y como se ve en la imagen. 

Cómo combinar el color miel y el rojo

El rojo, sobre todo el tono rojo caramelo, va perfecto con el color miel. No obstante, el rojo es un color con mucha personalidad y fuerza, por lo que, en exceso, puede saturar las estancias. Por ello, es conveniente no recargar demasiado los espacios con el mismo.

En paredes, como en la fotografía, se puede crear una combinación de ambos colores.

Con esta unión funcionan muy bien los tonos madera, pues crean espacios acogedores y confortables. Los lugares con estos colores y tonos son familiares y hogareños.

Cómo combinar el color miel en paredes

El color miel puede usarse tanto para decorar estancias como en paredes. Como pintura, queda perfectamente en estancias completas. Sin embargo, una opción muy usada es la de combinarlo con diferentes colores en las paredes de un mismo espacio.

Si se toma esta decisión, se debe tener en cuenta las sensaciones que provocan los otros colores y las dimensiones y características de las estancias. Puesto que, si se usan tonos oscuros, las estancias pueden verse muy saturadas y sin luz.

Si se escogen tonos muy vivos, el resultado puede ser recargado, con lo que la recomendación sería usar el color miel para la mayoría de paredes. El otro color se usaría en los rincones o muros que se quieran destacar.

Además, el color miel es muy usado para crear dibujos en las paredes, tanto en base blanca, como con otros tonos más llamativos. Esto puede ser ideal para habitaciones infantiles o espacios creativos.

Share

También te puede interesar...