Colores que combinan con morado

El morado es un color que nace de la unión del azul y el rojo, dos colores primarios, uno frío y uno caliente. Es un color con fuerza y últimamente se utiliza mucho en interiores por su expresividad y por su variedad de tonos, como el lila o el violeta.

A pesar de ser un color frío y tener mucho carácter, este se usa tanto en paredes como en textiles, elementos decorativos y mobiliario. Según la psicología, el color morado es un color que transmite sabiduría, elegancia y creatividad.

Cómo combinar el morado en decoración

Los colores que mejor combinan con el color morado son: el blanco, el amarillo, el gris, el naranja, el rosa y sus propios tonos. No obstante, también puede ser usado con negro, marrón, verde y azul.

El morado es un tono frío que requiere de colores cálidos y respiros, pues en exceso puede recargar. Saber cómo combinar correctamente este color para sacarle el máximo partido puede resultar en interiores maravillosos.

Combinar el morado y el blanco en dormitorios

Con el blanco van todos los colores. No obstante, una combinación de blanco y morado siempre es acertada, aunque los tonos más claros de morado, como el lila, conjuntan muy bien.

Esta combinación es una de las más usadas en decoración, sobre todo en habitaciones donde se busca un toque femenino. En la imagen podemos ver como se juega con estos dos colores para crear un interior coqueto y sofisticado sin necesidad de muchos elementos.

Cómo combinar el morado y el gris

El gris es un color comodín, pues es un color neutro. Escogerlo es un acierto sin riesgo con la mayoría de colores. Los tonos plata y metalizados, como el cobre o el bronce, también casan con el morado.

Así como el blanco, es un color que puede dar luz. Si se escogen tonos claros, se crean ambientes luminosos. En la fotografía, por ejemplo, se puede apreciar que el morado de las paredes contrasta muy bien con el sofá gris.

Combinar el morado y el amarillo en rincones

Los tonos amarillos combinan muy bien con los morados oscuros. El amarillo es un color cálido que contrasta con el frío del morado. Los ambientes decorados con morado y amarillo son acogedores y agradables, guardan equilibro.

No obstante, son dos colores que expresan mucho, por eso no se deben usar en exceso. Esta combinación puede ser acertada para rincones, puesto que da mucha energía allá donde se usa.

Además, con un tercer aporte como es el azul marino, estos colores pueden conseguir un resultado maravilloso.

Cómo combinar el morado y el rojo

El morado nace de la mezcla del rojo y el azul, por lo tanto, es obvio que rojo y morado pueden combinar. No obstante, como son dos colores fuertes y con carácter, se deben aplicar en pequeñas dosis, como complementos.

Idealmente, se puede introducir un tercer color neutro, como el blanco. Esto permitirá crear espacios con personalidad, jóvenes y divertidos, pero a la vez, con respiros.

Cómo combinar el morado y el azul

Así como el rojo, el azul también forma parte del morado. Todos los tonos de morados y azules funcionan bien, aunque pueda parecer extraño.

No obstante, son colores fríos, por lo que funcionarán bien con toques cálidos o con colores neutros que les den luminosidad.

Combinar el morado y el marrón en comedores

El morado tiene una afinidad única con los tonos marrones. Tanto con los tonos oscuros, como con los claros de madera (el pino, el abedul o el fresno).

Usarlos para las paredes del comedor puede ser un acierto, puesto que las mesas suelen ser de madera. Para dar luz a la estancia, es preferible añadir algún detalle en blanco, como las sillas.

Cómo combinar el morado y el beige

Los tonos beige combinan genial con el morado, sobre todo con los tonos medios y oscuros. El morado, un color frío, se adapta perfectamente a la calidez del beige.

En salones pueden ser una buena combinación. Sofás morados y paredes beige dan una personalidad única a la estancia, sofisticada y femenina. Además, las alfombras también pueden proporcionar calidez.

Cómo combinar el morado y el negro

La unión de morado y negro siempre funciona. Una combinación acertada es usar tonos de morado oscuros, aunque se debe hacer en pequeñas zonas o en detalles. Si se abusa de esta, resultará agobiante. 

Con la unión de ambos se consiguen espacios sofisticados y elegantes, a la vez que modernos.

En la imagen, por ejemplo, se puede ver lo bonitas que quedan las habitaciones con esta combinación. Sin embargo, aquí añaden blanco a la composición para dar luz y no recargar. Esta es una opción ideal en caso de tener muchos elementos en negro y morado en la estancia.

Combinar el morado y el cobre en baños

El morado también combina muy bien con cobre. Esta unión puede resultar en cocinas y baños, donde hay grifería. Utilizar los metales para elementos como lámparas, grifos y tiradores puede dar un aire sofisticado a la estancia.

Cómo combinar el morado y el verde

Tanto con verde oscuro como con verde claro, el morado combina bien. El color verde suele asociarse a la naturaleza y la vegetación y, aunque es un tono frío, aporta un lado original cuando se mezcla con el morado. Esto resulta ideal para dar personalidad a un espacio pequeño.

Combinar el morado y el naranja en habitaciones infantiles

Como con el amarillo, el naranja combina bien con el morado siempre que se use con medida. Ambos colores son muy expresivos y pueden llegar a saturar.

El resultado de la combinación de ambos son estancias alegres y divertidas. Si se aplican en habitaciones infantiles, estos pueden usarse para dar un toque original al lugar.

Cómo combinar el morado y otros de sus tonos

Diferentes tonos de morado también pueden usarse para decorar interiores. Lilas y violetas combinan perfectamente con el morado. Si se emplean colores claros en las paredes, como lilas, los muebles y otros elementos de decoración pueden ser morados.

También puede combinarse con tonos rosados, puesto que son colores muy próximos.

Cómo combinar el morado en paredes

Uno de los sitios perfectos para pintar y decorar con morado es el dormitorio. Es un color muy adecuado para dar un toque de feminidad y sofisticación a la estancia. 

No obstante, también puede ser ideal para resaltar alguna pared del salón o comedor. Combinado con colores luminosos aporta mucha originalidad a las estancias. 

Si el lugar es pequeño, se debe procurar que tenga buena iluminación. Además de blanco, el morado combinado con el beige, el rosa pálido o el arena harán que el ambiente luzca más cálido y luminoso.

Share

También te puede interesar...